Imprimir

Glosario

Glosario

aberración cromática o cromatismo. Defecto en la imagen que produce un sistema óptico de lentes, que se manifiesta con la aparición de un halo de color en el contorno de los objetos brillantes. Se debe a la variación del índice de refracción de las lentes en función de la longitud de onda de la luz, lo que propicia que los diferentes colores se desvíen (refracten) a focos distintos.

aberración esférica. Defecto en la imagen que producen las lentes y los espejos, que se manifiesta en una pérdida de definición y contraste. Se produce porque los rayos paralelos que inciden a diferentes distancias del eje óptico se enfocan en puntos distintos. Este efecto disminuye conforme aumenta la distancia focal, por lo que es menos apreciable en telescopios de focal larga; y en los instrumentos de mayor calidad se reduce mediante el uso de lentes o espejos de superficie asférica.

ampliación o aumentos. Indica cuánto acerca un telescopio nuestra visión al objeto observado. Por ejemplo, si mirásemos la Luna (situada a una distancia media de 384.400 km de la Tierra) a través de 65 aumentos (65x) la veríamos como si estuviéramos a unos 5.914 kilómetros (384.400 : 65 = 5.913,8). Para calcular los aumentos sólo tenemos que dividir la distancia focal del telescopio entre la distancia focal del ocular que estemos usando (ejemplo: un telescopio de 650 mm de focal con un ocular de 10 mm nos daría 65x). Existen ciertos límites para los aumentos útiles que nos puede entregar un telescopio, fundamentalmente impuestos por el diámetro del objetivo (a menor apertura, menor capacidad para manejar grandes ampliaciones), y al sobrepasarlos observaremos cómo la calidad de imagen se deteriora ostensiblemente. Como fórmula sencilla para estimar la máxima ampliación útil, multiplique por 2 el diámetro del objetivo en milímetros (2 aumentos por milímetro). Por ejemplo, con un telescopio de 130 mm podrá acercarse satisfactoriamente a los 260 aumentos (130 x 2 = 260) cuando la atmósfera sea suficientemente estable. Por encima de la máxima ampliación útil notará cómo la imagen se oscurece y hace borrosa.

apertura. Diámetro útil del objetivo del telescopio. A mayor apertura, mayor captación de luz, lo que se traduce en imágenes más brillantes y detalladas -aunque también se nota más la inestabilidad atmosférica-. Junto a la distancia focal, determina los parámetros más importantes de un telescopio, por lo que a menudo los telescopios astronómicos se describen con la siguiente fórmula: "apertura" x "distancia focal", con ambas magnitudes expresadas en milímetros (ejemplo: 114x900 ó 114mm x 900mm).

cielo profundo o espacio profundo. Término que se utiliza en el ámbito de la astronomía amateur para referirse a objetos celestes débiles que no pertenecen a nuestro sistema solar ni son estrellas individuales. Objetos de cielo profundo son cúmulos estelares, nebulosas y galaxias.

distancia focal o longitud focal. Distancia entre una lente o un espejo y el punto donde produce la imagen de un objeto situado en el infinito. Cuando hablamos de la distancia focal de un telescopio nos referimos a la distancia focal de su objetivo. La distancia focal de un telescopio dividida entre la distancia focal de un ocular determina la ampliación que produce dicha combinación; de forma que a mayor longitud focal del telescopio, mayor ampliación (y menor campo de visión), y a mayor longitud focal del ocular, menor ampliación (y mayor campo de visión). Junto a la apertura del objetivo, la longitud focal determina otros muchos parámetros del telescopio, por lo que a menudo los telescopios astronómicos se describen con la siguiente fórmula: "apertura" x "distancia focal", con ambas magnitudes expresadas en milímetros (ejemplo: 114x900 ó 114mm x 900mm).

foco. Punto donde convergen los rayos de luz que inciden paralelamente al eje óptico de una lente o espejo curvado.

lente acromática. Lente diseñada para limitar el efecto de la aberración cromática, haciendo que dos longitudes de onda, usualmente la luz roja y la azul, converjan en el mismo foco. El diseño más común de lente acromática es el doblete acromático, compuesto por dos lentes individuales con diferentes grados de dispersión, que se conforman de manera que la aberración cromática de una contrarrestre la de la otra.

lente apocromática. Lente diseñada para traer a un mismo foco tres longitudes de onda, usualmente la luz roja, la verde y la azul, corrigiendo la aberración cromática con mayor efectividad que las lentes acromáticas. Además, corrige la aberración esférica para dos longitudes de onda, mientras que las lentes acromáticas sólo están corregidas en una. Normalmente, las lentes apocromáticas están compuestas por tres elementos ópticos y emplean vidrio con fluorita para la fabricación de los elementos de baja dispersión.

objetivo. Elemento óptico (lente o espejo) del telescopio que redirige la luz proveniente de un objeto para concentrarla en un punto (foco).

objeto celeste. Es una entidad física, asociación o estructura significativa que se da de forma natural y cuya existencia en el espacio exterior ha demostrado la ciencia. Este término denomina a todos los objetos astronómicos, exceptuando a la Tierra, que es un objeto astronómico, pero no celeste. Con frecuencia se utiliza el término cuerpo celeste para hablar de los objetos celestes, pero hay que advertir que cuerpo se refiere de forma específica a un objeto simple, como un planeta o una estrella.

ocular. Sistema de lentes montadas en un barrilete o tambor que sirve para ampliar y enfocar la imagen producida por el objetivo del telescopio. Existen diversos diseños ópticos en función del número de elementos (lentes) que empleen y su disposición (el diseño Plössl, de 4 elementos, es uno de los más populares actualmente). La distancia focal y el campo aparente (campo de visión angular) son los dos parámetros fundamentales de un ocular. Casi todos los telescopios astronómicos actuales aceptan oculares con un diámetro externo del barrilete de 1,25" (31,75 mm) y algunos telescopios aceptan oculares de 2" (50,8 mm).

razón focal o relación focal. Es el cociente de dividir el diámetro del objetivo por su distancia focal, y nos da la medida de lo rápido que es un telescopio para fotografía. Se expresa como f/x, siendo x el resultado de dicha división. Por ejemplo, un telescopio de 650 mm de focal y 130 mm de apertura tendrá una razón focal 5 (f/5). Los telescopios con razones focales bajas son mucho más rápidos que los telescopios con razones focales altas, por lo que necesitan tiempos de exposición considerablemente menores que estos últimos para captar una misma cantidad de luz, resultando especialmente interesantes para astrofotografía de objetos débiles en cielo profundo.

 

Telescopios astronómicos: guía para principiantes

 

Ver catálogo de telescopios